Filtrar por Categorías:


Técnicas del Desarrollo Organizacional

Diciembre 13

Técnicas del Desarrollo Organizacional

Las empresas saber que para mantener su competitividad necesitas contar con estructuras flexibles que se ajusten a las nuevas demandas de la industria y del mercado, sin embargo, no es algo sencillo de lograr, requieren de una estrategia integral que pueda alinear todos los recursos hacia el logro de las metas.

 

Trabajando el Desarrollo Organizacional se llega a ampliar la eficacia de los colaboradores y esto puede llevar a que se eleven los índices de rendimiento y la resistencia ante el cambio sea mínima. Sin embargo, hay que recordar que, tal como lo vimos en ¿Qué es el Desarrollo Organizacional?, el D.O no se trata de un proceso puntual, sino de un proceso gradual de diagnóstico, implementación y evaluación que tiene por objetivo la mejora continuo dentro de la organización.

 

El D.O es una estrategia que toma como centro del proceso productivo al talento humano, pues es quien va a ayudar a concretar el cambio dentro de la organización, ya que cuenta con la capacidad de generar conocimiento, aprendizaje y tomar decisiones. De esta manera, su propósito es permitir que la empresa y todos sus colaboradores se puedan ajustar de manera rápida y sencilla a los procesos de cambio que ocurren en el entorno.

Técnicas de desarrollo organizacional


Después de revisar el proceso que se sigue para realizar un Diagnóstico Organizacional efectivo, es necesario revisar detalladamente cuáles son las técnicas que nos pueden llevar a concretar y analizar los resultados del diagnóstico. 


Para lograr el objetivo del Desarrollo Organizacional se pueden aplicar distintas técnicas, todas son verídicas, pero su elección dependerá del tipo de organización que le solicite, así como de las metas fijadas, los recursos, el nivel de apoyo de la gerencia y la predisposición de todas las partes. A continuación, se desarrollan las 5 técnicas más utilizadas:


Retroinformación con base en una encuesta: Esta técnica se inicia con un cuestionario que se entrega a los empleados, en él se pregunta sobre los valores, el clima organizacional, la participación y la innovación dentro de la empresa.


Los datos obtenidos se tabulan y se convierten en un identificador de problemas. Al final se hace una retroalimentación a manera de discusión de grupo, la cual debe llevar a los miembros a crear un compromiso en cuanto a las acciones que se pueden aplicar para remediar los problemas identificados. 


Formación de equipos: El “team building” está diseñado para hacer mejoras en la capacidad de los empleados y motivarlos a trabajar juntos aún cuando sus actividades son interdependientes. Las actividades que se consideran en la creación de equipos suelen incluir el establecimiento de metas, el desarrollo de relaciones interpersonales de los miembros del equipo, el análisis de roles y las responsabilidades de cada miembro. 


Los resultados de esta técnica van desde una mayor apertura de menta de las personas, hasta la creación del entorno adecuado para permitir a cada individuo expresarse abiertamente ante compañeros y superiores, logrando una mayor solidez a nivel grupo que se nota en el rendimiento.

Dirección por objetivos: Más que una técnica, se trata de un modelo de gestión que consigue mejorar la consecución de metas, facilitar la evaluación y sentar las bases para una correcta monitorización del rendimiento. En este sistema se definen objetivo comunes, áreas principales de responsabilidad y la evaluación de los beneficios de contribución de cada uno de los miembros. 

Este procesos minimiza la brecha entre el empleado y los objetivos corporativos, impulsando su nivel de satisfacción laboral y otorgándole las herramientas adecuadas para saber cómo mejorar su rendimiento y resultados. 


Procesos de consulta: Se aplican para mejorar la eficacia de la organización mediante el tratamiento de problemas interpersonales. Bajo esta técnica, un experto externo a la organización, se proporciona al individuo el asesoramiento necesario acerca de las diferentes opciones de resolución de un problema puntual y ayudarle al empleado a percibir, comprender y actuar sobre las circunstancias que se dan en su entorno. 


Círculos de calidad: Propone reuniones grupales semanales en la que se discuten problemas y se proponen soluciones. Permite a los colaboradores compartir con la administración la responsabilidad de solucionar problemas de coordinación, productividad y calidad.


Análisis transaccional: Esta técnica mejora la comprensión de las circunstancias y actitudes de los demás. Tiene, además, aplicaciones en la formación, el asesoramiento, la comunicación interpersonal y la dinámica de grupos.


Cualquier técnica que se use es funcional, pero para poder mejorar el desarrollo de la organización, es necesario analizar la situación y observar antes de actuar, pues una de ellas será más adecuada que las otras dependiendo de la situación en la que se encuentre tu empresa, sólo así se puede conseguir el objetivo final del D.O: mejorar la efectividad de la organización. 

Si desea utilizar la estrategia de desarrollo organizacional en su empresa, recuerde que se trata de un proceso complejo, que requiere la ayuda de profesionales expertos. Por esta razón, Eslabón® ha desarrollado un software de organización que le puede apoyar a mejorar su proceso de Desarrollo Organizacional.


Visita nuestra página para conocer más sobre nuestras tecnologías encaminadas a la correcta gestión de las empresas.

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior