Filtrar por Categorías:


Gestión directiva ante el cambio

Diciembre 23

Gestión directiva ante el cambio

Muchos cambios están ocurriendo a nivel mundial, exigiendo nuevas postura por aporte de las organizaciones, que no se puede quedar observando y dejar que las cosas sucedan sin hacer nada, pues esto puede causar problemas en cuanto al futuro de la propia organización. Algunos de esos cambios llegan sin aviso y con mucha fuerza, por lo que la empresa debe saber lidiar con ellos para obtener siempre el mayor provecho de la situación. 

Como vimos en el Impacto del Desarrollo Organizacional en la estrategia empresarial, el D.O ayuda a los líderes a abordar y adoptar el cambio desde la perspectiva de que el cambio es una oportunidad y no una amenaza. 


Tipos de Cambio

Algunas de las demandas de cambio, provienen desde el exterior de la organización, estas pueden ser originadas por nuevas normas de dependencias gubernamentales, competidores, nuevas tecnologías, clientes, fuerzas del mercado, etc. Pero, las demandas también pueden surgir desde el interior de la organización por situaciones como nuevos directivos, nuevos u obsoletos productos o servicios, una rentabilidad en disminución, etc. En cualquiera de las situaciones por la que se pueda generar la petición del cambio, es necesario comprenderlo para adoptarlo de la mejor manera. 

El cambio tiene diferentes facetas, puede ser planeado o no planeado, asimismo, su magnitud puede ser grande o pequeña y afectar a muchos o pocos elementos de una organización. También puede ser abrupto o evolutivo y el nuevo estado de las cosas puede tener una naturaleza totalmente diferente del antiguo siendo un cambio fundamental o bien el nuevo estado de las cosas puede tener la misma naturaleza con nuevos aspectos o características siendo un cambio incremental. 

Cada una de estas facetas es importante, porque todas requieren diferentes acciones por parte de los líderes y de los practicantes del D.O.


Enfrentando el cambio 

Uno de los más grandes problemas que enfrenta el cambio, es que mientras una empresa está siendo presionado por fuerzas que exigen ese cambio, existen fuerzas opuestas que se resisten a este. Esta resistencia se aprecia principalmente en las personas que tienen más antigüedad dentro de la empresa, pues al tener tanto tiempo laborando, aseguran saberlo todo y le tienen desconfianza a las nuevas ideas. 

Ante esta resistencia, la gestión directiva debe ser el catalizador para cumplir con los objetivos establecidos, esto lo logra reconociendo el potencial de los colaboradores superando las objeciones a través de sus respectivos mandos. 

Podemos concluir así, que el proceso de cambio planificado consta de 5 grandes etapas:

  • Diagnóstico de la situación.

  • Determinación de la situación deseada.

  • Determinación de los cauces de acción a seguir.

  • Ejecución de las acciones.

  • Evaluación de los resultados.

Para que un proceso de cambio pueda implementarse con éxito y sostenerse en el tiempo, es fundamental tener en cuenta el factor humano, por lo tanto la interacción y coordinación con tus colaboradores se vuelve un paso esencial, puedes confiar que Eslabón® será tu mano derecha para lograr adaptar los cambios a tu equipo de trabajo en todos los niveles jerárquicos. 

Ponte en contacto con nosotros para conocer más sobre las ventajas que Eslabón® le aporta a tu empresa.

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior